Los asilos

Recientemente ha aparecido una noticia, de esas que no quisiéramos nunca que formara parte de nuestras vidas, que demuestra que algunas “personas”, por llamarlas de alguna manera, son tan viles, cobardes y despreciables, que no merecen estar en este mundo compartiendo mesa y mantel con nosotros.

Gracias a la labor de periodismo de Tele 5, que elaboró un reportaje en el que se vio mediante vídeo grabado con cámara oculta, las vejaciones a las que sometían a los ancianos el personal de un asilo de la Comunidad de Madrid, ha servido para que se ordenara el cierre cautelar de la residencia privada de la tercera edad Juan XXIII de Alcobendas, que es así como se llamaba dicho asilo.

Las imágenes que se emitieron, muestran la tercera planta del centro, en donde 20 ancianos se sientan, retorcidos, en sillas de plástico. Algunos de ellos, están atados con sábanas, incluso si necesitan silla de ruedas. No hablan entre ellos y tienen la mirada perdida. Otros están drogados con orfidal (un tranquilizante) y caen fulminados sobre el tazón de la cena.

En otra toma, se ve a tres ancianos en una cama y a su lado, vómitos y heces . Algunos se quejan de que nadie les cambia el pañal y se oyen gritos y lloros.

Este relato, que es una transcripción del vídeo, resulta espeluznante y se me encoge el “alma” al pensar en el sufrimiento de eso pobres ancianos y ancianas sometidos a ese trato vejatorio, vil, cobarde, despreciable e inicuo por parte de esos “desechos humamos” que torturaban en ese asilo.

Además, se une una dato muy significativo a ese drama, ya que una de sus dueñas fue condenada por un caso similar y si faltaba una guinda en ese “pastel”, desde que la residencia inició sus actividades en 1992, Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid, le ha impuesto tres sanciones económicas por distintas infracciones, hasta hoy, que la han cerrado.

Además, sus dueños tienen antecedentes. Está gestionado por la empresa 32 de Mayo S. L. y los dos administradores son dos hermanos, Sergio y Bruno Cuevas Corradi, y la apoderada es su madre, María Antonietta Corradi Rodriguez. Esta mujer fue condenada en 1995 por la Audiencia Provincial a indemnizar a la familia de una anciana que murió en otra residencia que ella dirigía, en Ciempozuelos. Entonces, el juez instructor comprobó que el centro carecía de personal cualificado y que muchos ancianos se encontraban en unas condiciones infrahumanas.

Un auténtico despropósito el que la Comunidad de Madrid le concediera una licencia para esa actividad, a la vista de cuanto se ha expuesto.

Me surgen muchas dudas una vez he conocido el caso.  ¿Cuantos asilos habrá en España en los que ocurra lo mismo que en ese de Alcobendas? Me imagino que alguno más habrá y que no saldrá a la luz si no se pueden demostrar esas vejaciones, porque los responsables de esos centros ya se cuidan mucho de aparentar que todo es “perfecto” cuando llega una inspección de la Comunidad Autónoma correspondiente.

¿No habría la posibilidad de que esas inspecciones se realizaran por sorpresa -y sin chivatazos, añado yo- y que de forma fulminante se cerraran los que actúen de esa manera?

Al margen de las actuaciones judiciales que correspondan, claro, porque dice muy poco en nuestro favor y en el de los políticos, que estos hechos se produzcan.

Vergüenza me da…

Por ello y para todas y todos los que  maltratan a nuestros ancianas y ancianos; por su vileza, cobardía e iniquidad,

Aprieto con diez vueltas el tornillo 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Los asilos

  1. Lo importante es que familiares y administraciones vigilen las residencias. La respuesta de la CAM fue fulminante, como no podia ser de otra manera.
    Pero hace unos dias me contaron las normas de las residencias con respecto a las necesidades de los mayores. Como no pueden estar atendidos 24 horas, pues hay unas horas para el cambio de pañales. Es lo que hay y eso es aceptado por todos. Al principio suena un poco fuerte, pero eso es una cosa y otra pasar a las vejaciones y malos tratos. Hay una linea bastante fina. Por eso tiene que haber mucha vigilancia. Desgraciadamente casos asi suceden cada cierto tiempo, por eso, vigilancia y mas vigilancia

  2. Las Residencias deberían ser todas del INSERSO, aunque tuvieramos que pagar más de Seguridad Social. Con la salud no se juega y éstas empresas privadas lo único que quieren es quitar rentabilidad al negocio con excasez de personal y esas cosas.

  3. Hola CuK:
    Lo que dices es cierto, familiares y administraciones tiene que vigilar y si es posible, por sorpresa, de esa forma se evitarían situaciones vergonzosas y delictivas que a todos nos humilla.
    Un saludo.

  4. Hola Kreiner:
    La solución creo que no pasa por ese camino, sino por el de evitar situaciones como las que tan a menudo se dan ya que sean públicas o privadas, las residencias están atendidas por personas y es en este “punto” en donde surgen los fallos. El elemento humano.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s