Dentífrico tóxico

No es muy normal que a un Estado se le cuelen por la puerta de atrás, miles de tubos de pasta de dientes contaminados con una sustancia llamada dietilenglicol.

Primero fue un dentífrico chino que imitaba a una conocida marca (Colgate) y que ponía en la caja, hecho en Suráfrica o en China y que no reunía los requisitos sanitarios y segundo, que se detecte otra vez dentífrico tóxico en nuestra red hospitalaria.

Para una mayor comprensión del problema, resulta que el dietilenglicol es una sustancia empleada en la fabricación de anticongelantes y disolventes y también puede actuar como sustituto barato de la glicerina para espesar los dentífricos.

Por eso aunque su uso no está prohibido en la Unión Europea en la fabricación de este tipo de productos, se toman las medidas pertinentes para evitar que se repita la intoxicación que se produjo en Panamá y Nigeria por la ingestión de esta sustancia en medicamentos que acabó con centenares de muertos. Esta desgraciada noticia ha hecho que la UE y Estados Unidos alerten de su presencia, incluso en aquellos productos que no se ingieren y por ese motivo, la semana pasada, las autoridades sanitarias de Estados Unidos retiraron 900.000 tubos procedentes de China con la sustancia contaminante. (La cantidad de dietilenglicol en los dentífricos era del 5% y Estados Unidos sólo permite el 0,1%)

Un dato “tranquilizador” es que la dosis letal para humanos puede darse a partir de los 0,014 miligramos de dietilenglicol por kilogramo de peso y su ingestión en estas cantidades puede producir vómitos, mareos, problemas renales y daños en el hígado.

No sé exactamente cuantos tubos de pasta de dientes seria necesario ingerir para que resulte letal, pero algo más debe haber porque el hecho de que hayan fallecido centenares de personas en Panamá y Nigeria, me hace suponer y creo que con algo de lógica, que esa sustancia llamada dietilenglicol es más peligrosa de lo que se ha dicho.

Por todo ello y además, porque no me acabo de fiar de las explicaciones que se han dado…

Aprieto con tres vueltas el tornillo

Anuncios

3 pensamientos en “Dentífrico tóxico

  1. El tema es algo más que una anécdota.
    Es el reflejo de la irresponsabilidad del capital.
    En nuestros buenos tiempos, antes de las TIC, el empresario era conocido por los clientes,(recuerda aquello de casa fundada en…) y en su propio beneficio cuidaba de no cometer estas barbaridades.
    Pero hoy el capital es anónimo, las marcas se crean en dos días con una campaña publicitaria que el mercado global amortiza en dos meses.

    El consumidor confía en sus “derechos de consumidor” (poco más que pagar y protestar) y consume , y se consume, con productos “low cost”.
    No, el capital no engaña con la pésima calidad de sus productos, engaña con su anonimato.
    No, la publicidad no engaña con sus mentiras, deseamos creer lo que dice, necesitamos soñar que somos propietarios para soportar que NO somos libres.
    No somos ciudanos exigentes, somos consumidores defraudados

  2. Agradezco tu comentario y te informo que comparto en parte tus ideas.
    Prefiero creer que todavía tengo criterio y algo de inteligencia y que si se me engaña -que seguro que lo hacen-, es porque lo hacen tan bien que no me doy cuenta.
    Un saludo muy cordial.

  3. Pingback: Unos momentos publicitarios….. (I) | Entrando en mi mundo...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s