La caridad

La caridad es una de las virtudes teologales y consiste en el amor desinteresado hacia los demás y es, también, la práctica organizada de la prestación de auxilio a los más necesitados.

Para las personas que no sea religiosas, la caridad es algo consustancial al hombre de bien y por eso no necesita del apoyo de ninguna religión para su realización y satisfacción personal y creo que no es “propiedad” de ninguna religión ya que todas las que existen, sin excepción, citan esta virtud del hombre como una meta a alcanzar y el acto por el que más se realiza el hombre, cumpliendo a la perfección su papel en la sociedad.

Esto es lo que ha hecho un joven párroco de 27 años de la localidad de Albuñol (Granada) desde que se incorporó a su parroquia. Atender y socorrer a los más necesitados sin tener en cuenta su origen o nacionalidad. Los ha atendido y socorrido metiéndolos en su propia casa para que no tuvieran frío en las noches de invierno. Entre esas personas, estaban senegaleses (de religión mayormente islámica) que el párroco no tuvo inconveniente en socorrer sin importarle ni preguntarles si estaban legalmente en España.

martinez

Su prioridad era la caridad, no el hacer de policía y de “miembro del Santo Oficio” por eso del Islam y eso le ha costado el traslado “forzoso” a otra localidad, Cenes de la Vega ordenado por el arzobispo de Granada, Javier Martínez, (imputado en una querella en el Juzgado de Instrucción número 1 de Granada) y al parecer, a instancias de una comunidad de religiosas de Albuñol, que dejaron de asistir a las misas del joven párroco, aunque para ello tuvieran que desplazarse a la parroquia de Albondón, a nueve kilómetros de su localidad.

El citado arzobispo, peculiar como todos los de su “clase” y que parecen sacados de la España negra del año 1936 de infausto recuerdo y a los que desde mi pequeña tribuna señalo con el dedo y detesto, ha lanzado otras muchas “perlas” por este país.

Entre ellas la de advertir del “sufrimiento que provocaría la ruptura de la unidad de España, asegurando que la fe católica es la que ha hecho que la tradición española “sea grande”. Además, durante la homilía que “soltó” con motivo de la conmemoración del 513 aniversario del descubrimiento de América, Martínez señaló que la unidad de España no es un dogma de fe, ya que se trata de “una realidad política construida por los hombres”, sino un “bien moral”, porque, subrayó, “los hombres no viven unidos durante quinientos años para que eso se rompa sin que haya una inmensidad de sufrimiento”. ¿A qué se refería este personaje?

Martínez aseguró sentirse orgulloso de ser español (yo lo dudo) porque “la fe católica es la que ha hecho que la tradición española sea grande” y dijo que esa grandeza “no sólo se ve reflejada en la tradición artística y cultural sino, sobre todo, en la humanidad que hemos conocido en nuestras familias, en los buenos momentos de la historia de España”. ¡Lo que hay que oír!

Este personaje, se refirió al momento “tan difícil” que vive España por la existencia “de un egoísmo patológico” y porque se da “la corrupción más grande, que es la mentira”. ¡Y lo dice él! “En esta situación, los cristianos han de sostener la luz encendida de la fe, la esperanza y el amor y ser testimonio sencillo de la fe, no como quien proclama una ideología frente a otras, sino como quien proclama la gratitud y la alegría por un don que se nos ha dado y que nos permite vivir de otra manera: vivir en la libertad de los hijos de Dios”, aseveró. ¡Y lo dice él!

Martínez se refirió también a la importancia de la transmisión de la fe católica a América, porque, aseguró, ésta es la que ha hecho “que las conquistas tengan una especificidad única marcada por el respeto por las obras sociales y por la cantidad de misioneros que han entregado su vida para poder comunicar la fe”. ¡Lo que hay que oír!

Posiblemente ha pasado por alto y de refilón la enorme cantidad de indígenas ajusticiados por la Santa Inquisición en el continente Americano en el nombre de Dios con unos sistemas muy ingeniosos y que no rompían las reglas de la Inquisición de no hacer sangrar a nadie: “Quemarlos vivos y ahorcarlos con argollas”

Pues bien, este personaje, tan “caritativo y peculiar”, se ha permitido el lujo de menospreciar a quien entregó su vida a los desfavorecidos y me refiero a ese párroco joven de 27 años que hizo de la caridad su forma de vida cumpliendo con el mandato de Jesucristo y con el mandato de una conciencia limpia y honesta, todo lo contrario que su supuesto superior jerárquico en esa Iglesia que no deja de ofendernos todos los días a los ciudadanos y ciudadanas de bien de este planeta.

De esta forma, no ayuda a unos “negros de religión islámica” que encima son ilegales… ¡Hasta donde podríamos llegar, caramba…! La Iglesia Católica Apostólica Romana no está para estos asuntos. Si al menos fueran católicos… Pero no, son moros y encima, negros.

En fin, un dislate más, pero en algo ha acertado Martínez, en lo de “la corrupción más grande, que es la mentira”. Es cierto porque lo dice un personaje tan peculiar y siniestro como él y que hace de ella su forma de vida.

Por eso, para Javier Martínez y a los que como él ensucian a las buenas gentes de España,

Aprieto con diez vueltas el tornillo

Y para este joven cura llamado Gabriel Castillo,

Aflojo con diez vueltas el tornillo

Anuncios

4 pensamientos en “La caridad

  1. Es posible, pero lo dudo. ¿Y sabes por qué? Porque a los curas jóvenes que son así desde que se ordenan, sus superiores saben de antemano que jamás tendrán el “perfil” adecuado para ser un “obispo”, entre otras razones, porque a ellos, los jóvenes honestos, no se les puede comprar ni se les puede engañar porque en ellos la fe es auténtica.
    Por eso a Gabriel Castillo le aplaudo y a ese personaje llamado Martínez lo detesto.

  2. En todos los estamentos del mundo, donde el ser humano mete la mano y desea medrar, existe la misma máxima “el poder pudre”.

    Y da igual, en que terrenos nos metamos… hasta el mas humilde y honesto, si llegase al poder, cosa que gracias al Universo no pasa en todos, se corrompería.

    Hay un dicho muy español que dice: “No hay peor amo que el que ha sido criado o siervo”.

    La clave esta, en las personas del pueblo llano, mas instruidas o menos, pero que tengan respeto a los demás, a todos sea cual sea su condición, raza o situación.

    Respeto y ponerse en la piel del otro. Nosotros los altruistas somos los que podemos cambiar el mundo. No hace falta que nos conozca nadie… no hacen falta boatos ni tontadas, que solo hacen perder tiempo para emprender proyectos.

    Mas ideales que poner en practica y que no se queden en meras palabras… que las palabras se las lleva el viento.

    UN ABRAZO AMIGO!!!

  3. Hola Cris*:
    Tienes toda la razón, por eso, los que todavía creemos en las personas nos rebelamos contra los que pretenden hablar en nuestro nombre cuando son los que más nos faltan al respeto y a nuestra inteligencia, la poca o mucha que tengamos.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s