ANV

Como todos sabemos, ETA ha comenzado a hacerse notar y a atentar contra todos los españoles, porque entiendo que a un español afectado por los atentados de ETA, debemos entenderlo como si lo hubiéramos sufrido todos nosotros. Hasta aquí, todo bien, pero luego, por desgracia, vienen los matices.

rajoy

Hay quien no ha entendido, mejor dicho, no quiere entenderlo porque quiere sacarle rédito electoral, que Acción Nacionalista Vasca, ANV, es un partido legal mientras no infrinja la Ley y por eso mismo, esas peroratas de Mariano Rajoy pidiendo al Gobierno que “Ilegalice” a ANV están tan fuera de lugar que, simplemente, me irritan.

¿Es que no sabe Mariano que el Gobierno no puede ilegalizar a ningún partido político y que sólo son los Jueces quienes tienen esa facultad?

Es cierto que el Gobierno debe estar vigilante con ese partido político y con todos sin excepción, incluido el PP y el propio PSOE, para garantizar que ninguno rompa las reglas de “juego”, pero de eso a que el Gobierno, del color político que sea, tenga en su mano el poder ilegalizar a un partido político, media un abismo y por eso mismo, sería hora de parar los pies a este personaje y a ese partido, el PP, para que dejaran de mentir de una vez.

Me suena a uno de los principios que impulsaron el trabajo de propaganda del Dr. Paul Joseph Goebbels, más conocido por Goebbels, que fue Ministro de propaganda de Adolf Hitler: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

Y si leemos con detenimiento esos principios de Goebbels que os trascribo a continuación, a lo mejor sacáis alguna conclusión. Son estos y habéis de tener en cuenta que hoy, se siguen utilizando por algunos partidos políticos que posiblemente podréis identificar…

  1. Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.

  2. Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

  3. Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

  4. Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

  5. Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

  6. Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

  7. Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

  8. Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

  9. Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

  10. Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

  11. Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

“Miente, miente, que al final algo quedará… …cuanto mas grande sea una mentira más gente lo creerá…” Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi.

Por cierto, lo que he dicho de ANV es lo que he dicho, ni más ni menos, o sea que no hay que sacar las cosas de su contexto, pero eso no quiere decir que comulgue con todas sus ideas, de eso nada de nada, ya que aunque algunas de sus propuestas sean lógicas, otras no lo son y el simple hecho de que no condenen la violencia de ETA me pone en su contra pero si hemos de ser ecuánimes, mientras no se pongan al otro lado de la Ley, serán perfectamente legales, nos guste o no.

Por eso, para todos los que utilizan la mentira como forma de vida, para todos ellos,

Aprieto con cinco vueltas el tornillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s