Ministerio de vivienda

Hay que reconocer que el Ministerio de Vivienda ha pasado por mejores momentos y ahora no es precisamente uno de ellos.

Cuando el PSOE ganó las últimas elecciones, abordó el tema de la vivienda como una de sus prioridades, pero creo que se le pasó por alto que era un Ministerio casi vacío de contenido porque casi todas sus competencias estaban traspasadas a las Comunidades Autónomas.

La intención era buena pero la realidad ha sido y es otra bien distinta. Todos los y las titulares que han pasado por ese cargo, se han enfrentado, de inicio, al mismo problema. El asunto de las competencias.

Luego, según sea el partido político que rige ese Ministerio, se anda más firme o más sosegado, con un toque de cinismo si se tercia. Además, se le suman otras particularidades o sensibilidades, como pueden ser la presión de las constructoras, la presión financiera, la de los ayuntamientos y así, un largo etcétera que no es nada desdeñable. (Seguro que me dejo cosas en el tintero…)

Por eso no es de extrañar que quien accede al cargo de Ministra o Ministro de Vivienda, tenga que lidiar con algo que tiene demasiadas “aristas”. Tantas que en una sola legislatura resultan imposibles de limar. Tanto, que quien emprenda esa tarea con las miras bien altas, se podrá encontrar, en poco tiempo, sumergido en una soledad tremenda.

Hay que luchar con fuerza y valentía y con el apoyo de todo el Gobierno, repito, todo el Gobierno, si se quiere atajar este mal que nos invade que es el del “ladrillo”.

Ese “ladrillo” que ha resultado ser un monstruo al que hay que poner coto y encerrar para que no siga devorando y corrompiendo a nuestra sociedad con la excusa del “crecimiento económico”. Crecimiento que resulta ser el “pan para hoy y el hambre para mañana” y si no, solo hace falta echar un vistazo al tema de las hipotecas en Estados Unidos.

chacon

Con este panorama, el tema que quiere intentar solucionar la Ministra Chacón, va a resultar muy difícil. Las deducciones que intenta “resucitar” son alguna de las medidas que pueden inducir al tema del alquiler, pero no son todas, evidentemente.

Nos enfrentamos, y lo digo en plural porque somos la sociedad en definitiva quien debe hacerlo, a un problema serio y que tiene su inicio hace ya bastantes años cuando se consintió en dar como bueno que era mejor dar un sueldo de 100 a 10 trabajadores que un sueldo de 1000 a uno sólo, cuando lo correcto era un sueldo de 1000 a todos.

Se “pasó por ese aro” y ahora se está recogiendo la “cosecha”. Cientos de miles de trabajadoras/es con menos de mil euros al mes y los calificados, con un sueldo muy inferior al que les correspondería, es decir, los mileuristas. Eso sí, los empresarios, encantados con esto porque obtienen unos beneficios astronómicos a costa de esa valoración a la baja de los salarios y tolerada y apoyada por el Gobierno. Si, el gobierno, no me he equivocado.

Y no me he equivocado porque, se diga lo que se diga, el salario mínimo lo fija él y por tanto, a él (el Gobierno) le corresponde fijar ese umbral. Podría, por ejemplo, echar un vistazo a Francia y ver cual es su salario mínimo (1.254 euros al mes) y compararlo con el de España (570,60) para saber de qué estoy hablando.

¿De qué forma un trabajador o trabajadora con el SMI de España puede ni siquiera soñar con alquilar un piso , menos, comprarse una vivienda?

Aunque vayamos subiendo el importe del salario, millones de trabajadores no pueden ni siquiera soñar con tener un piso en propiedad por sí mismos. Lo han de hacer, en la mayoría de las ocasiones, sumando otro sueldo -el de su pareja, si lo tiene y me refiero al sueldo-.

Luego nos encontramos con una franja económica, los que no pueden ni siquiera soñar con esa posibilidad -la de la compra- y debe caer en las “redes” de los alquileres.

Hemos visto en las noticias de TV lugares inmundos que los llamados “propietarios” alquilaban a inmigrantes y a quien no tuviera bastantes recursos económicos y sin que a esta sociedad se le moviera ni siquiera una pestaña.

He conocido a quien ha intentado alquilar una cochambre por un precio desorbitado y a quien, queriendo alquilar una habitación, solamente, se le ha pedido la mitad de su sueldo, es decir 400 euros más dos meses de fianza, no sea el caso de que se las pire sin pagar…

Con este panorama, conocido por todos y el que lo niegue, miente, no habrá quien deje la casa paterna o materna hasta que tenga una edad más bien adulta y eso no es lo que quiere nadie ni siquiera los padres, que aunque protejan a sus hijos durante toda su vida, tampoco quieren que las cosas les vayan tan mal como para no poder independizarse.

El tamaño de los pisos oficiales de alquiler no es una cuestión a debatir, porque una persona sola, con 30 m2 tiene suficiente para tener una vida digna e independiente. El asunto es que se debe entrar a “saco” en este avispero y, con energía, decisión y con la Ley en la mano, comenzar a poner las cosas en su orden y al que oponga resistencia, del tipo que sea, se le reconduce para que comprenda la conveniencia de que cambie de actitud.

Por cierto, creo que también tiene cabida en este asunto el tema de la financiación de los partidos políticos. ¿O estoy equivocado?

Por eso, para todos aquellos y aquellas que impiden que nuestros hijos e hijas puedan tener acceso a una vivienda digna, sea de compra o alquiler,

Aprieto con cinco vueltas el tornillo

Y para todos aquellos que están trabajando para que nuestros hijos e hijas puedan tener acceso a una vivienda digna, sea de compra o alquiler,

Aflojo con cinco vueltas el tornillo

 

Anuncios

2 pensamientos en “Ministerio de vivienda

  1. Lo de la vivienda es algo que no entiendo, por un lado se habla del ladrillazo y por otro lado de la falta de viviendas. El problema es que mientras unos no tienen vivienda, otros tienen muchas y venden al precio que les da la gana. Acaparan el mercado, no hay libre competencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s