El referéndum

ibarretxeDesde que me fui de vacaciones, han ocurrido bastantes cosas y todas ellas dignas de ser comentadas en esta bitácora o blog. No voy a pormenorizar pero sí comentaré la última de ellas porque me ha llamado poderosamente la atención.

Se trata de la última “movida” provocada por el Lehendakari Ibarretxe con su propuesta -reiterada- de convocar un referéndum ahora que ya no tiene a Josu Jon Imaz para frenarle y poner cordura e inteligencia al PNV.

Participo de la idea de que todo el mundo puede hacer todo tipo de propuestas y tener la ideología que más le apetezca o se le acomode y por eso, no deja de asombrarme que determinada clase política no haya parado de “rasgarse las vestiduras” y de clamar al “cielo” como si esa fuera la solución a todos los males desatados por la proposición del Lehendakari.

Es cierto que un miembro del Gobierno de este País, -e Ibarretxe lo es como Presidente de una Autonomía-, no puede ni debe ir en contra de las Normas Constitucionales a riesgo de que su acto le pueda costar muy caro.

Por eso, sin perder la compostura, se le debe indicar que los pasos que está dando son ilegales y que tendrá la respuesta adecuada de la maquinaria del Estado. En primer lugar del Gobierno Central y, posteriormente, de los Tribunales.

Ignoro cual podría ser el paso siguiente si se persiste en la idea de convocar un referéndum que con la Constitución en la mano se vislumbra ilegal y a pesar de que los Tribunales se pronunciaran en su contra. No lo sé, pero se me antoja que si a pesar de todos estos pronunciamientos negativos, Ibarretxe se “enrocara” en su postura, yo creo que el estado de Derecho respondería o debería responder con todos sus recursos para defender ese Derecho conculcado.

Por otra parte, que nadie se llame a engaño. El hecho de que defienda el Estado de Derecho, no quiere decir que esté de acuerdo con el contenido de nuestra Constitución. La acato, como no podría ser de otra forma, pero discrepo de algunas partes de su contenido y aseguro que muchas de esa discrepancias son bastante importantes.

En primer lugar, creo que hay que reconocer que la “Indisolubilidad de España” es una frase grandilocuente acuñada durante la época Franquista y que no refleja en absoluto, la diversidad de culturas que coexisten en este Estado, llamado por los constitucionalistas, Reino. (Por cierto, yo no soy súbdito de nadie, diga lo que se diga)

En la actualidad, si mi memoria no me falla, tenemos en España 17 Autonomías y 17 Parlamentos Autonómicos además del Nacional y del Senado. Todo un record.

Si la Historia de España no miente y ya se sabe que con estas cosas la verdad absoluta no existe, resulta que hasta que los llamados Reyes Católicos unieron sus reinos y expulsaran a Judíos y Musulmanes, España tenía muchas culturas y lenguas distintas. Después de esa unión de facto, la cosa siguió igual y los unidos a desgana jamás se sintieron cómodos con la nueva situación.

Diversas vicisitudes a lo largo de los siglos no han cambiado esos sentimientos y aunque la cordura y la paciencia estén presentes en todos aquellos que no se sienten unidos por la bandera patria y por todos aquellos que discrepan de los anteriores, habrá que reconocer que posiblemente ya sea hora de afrontar con decisión y con inteligencia una reforma Constitucional que ponga fin a siglos de incertidumbre.

Mi pregunta es la siguiente: ¿Si existen 17 Parlamentos Autonómicos, porqué no puede ser España un Estado Confederal?

Así se respetarían todas las sensibilidades que ahora están y que siempre han existido y de paso, no ocurriría nada de lo que ahora está pasando y España no dejaría de ser lo que siempre ha sido desde el principio de los tiempos: Unión de culturas y de lenguas distintas y una común para todos. Algo que nos proporcionaría la fuerza necesaria para que jamás este Estado se desmembrara y sangrara por los cuatro costados -cosa que la historia nos ha enseñado como hecho cierto-.

Por otra parte habrá quien diga que esas sensibilidades ya están respetadas con la actual Constitución, pero yo digo que si así fuera, no saltarían las “chispas” cada vez que un Presidente Autonómico “canta sin la partitura en la mano” y los demás entienden que “desafina”.

En segundo lugar, no admito, pero acato como buen ciudadano, que la forma de Gobierno sea una Monarquía Parlamentaria. No admito que se yaya reinstaurado la Monarquía en España por parte de Franco. No admito que por razón de nacimiento se le otorgue la más alta representación de España a nadie. No admito que esa persona, el Rey, esté exento de responsabilidad; que no deba rendir cuentas del dinero que se le otorgue en los Presupuestos Generales del Estado y que todos los Españoles, sin excepción, debamos pagar los costes que toda su estirpe genera.

Creo que la forma más normal y ajustada a derecho de Gobernar un Estado es la de la República, en la que el mejor o la mejor de entre todos los candidatos, sea elegido o elegida presidente o presidenta de la República. Un hecho que periódicamente se repetiría y que nos haría más libres y consecuentes con los tiempos que corremos (Siglo XXI)

En fin, que toda esta prédica creo que la ha motivado una “desafinada” de Ibarretxe al que le pido, por favor, que no ande mareando la perdiz y que su gesto pre-electoral no abra las puertas a los indeseables.

Por eso mismo, para esa “matraca cansina y desafinada” del Lehendakari Ibarretxe.

Aprieto con cinco vueltas el tornillo

Anuncios

2 pensamientos en “El referéndum

  1. Muy bien Jomer!!! Ya sabes lo que me repatea la política y sus consecuencias…

    Pero esta bien lo que has puesto!!!

    Se ve que has vuelto fresco de las vacaciones!!!

    Mira, yo mientras se respeten los derechos de los ciudadanos, respetaré a las instituciones, pero como no es así me lo paso todo por el forro y me dedico a a cultivar la mente, sin chorradas de política.

    Bueno ya se que para muchos es seria… pero como yo soy del siglo 37… como que ya estoyde vuelta!!!

    UN ABRAZO

  2. Hola Cris:
    Agradezco tu comentario y se me antoja que caminamos más juntos de lo que a primera vista parece.
    Por encima de todo… la vida, aunque la muerte sea su compañera inseparable.
    Dos abrazos (Tú no me ganas en eso) 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s