La violencia escolar

violenciaCuando leo casi a diario, que nuestros niños y jóvenes protagonizan escenas de violencia escolar, se producen en mi varios sentimientos encontrados.

De una parte, mi pena y dolor por los niños y jóvenes agredidos. De otra, mi irritación por la pasividad de los centros escolares por no atajar estos hechos deleznables de inmediato. De otra, el desprecio que me merecen esos energúmenos por sus actos execrables y contrarios a toda convivencia y, al final de este camino tortuoso, están los padres de esos energúmenos que posiblemente o una de dos: O ignoran lo que hacen sus hijos o que por omisión, en el mejor de los casos, han creado esa “raza”.

Hoy, de nuevo aparece la noticia de que un joven de Sevilla, alumno de tercer curso de ESO del colegio Balcón de Sevilla de Camas, ha denunciado a un compañero de clase por romperle la nariz de un puñetazo.

La noticia en sí misma y a primera vista parece exagerada porque peleas ha habido y habrá siempre entre los jóvenes pero lo grave de este asunto no es eso propiamente, sino el hecho de que la sociedad está derivando hacia una permisividad ante esos actos que si no se pone coto y remedio contundente por varias vías (pedagógicas, psicológicas, familiares y gubernamentales) no conseguiremos que el respeto hacia los demás y en consecuencia, hacia ellos mismos, sea una constante en la vida de nuestros herederos.

Y luego hay quien se atreve a decir que Educación para la Ciudadanía… etc. etc.

Para los energúmenos que no tienen el menor respeto por sus compañeros; para sus padres que no saben educarlos; para los centros escolares que no hacen lo que deben, para los políticos que miran hacia otro lado y para la sociedad por no atajar ese cáncer,

Aprieto con diez vueltas el tornillo

Anuncios

12 pensamientos en “La violencia escolar

  1. ¡Saludos cordiales de otro articulista de W.P., acabo de publicar mi primer artículo en esta casa y aún sigo vinculado a la Coctelera. Varios compañeros me han convencido de sus ventajas y prestaciones, para los Blogs del alumnado. Me ha parecido la mar de interesante tu artículo y como docente, conozco bien el tema y estoy de acuerdo con tus planteamientos. Solo te comento que el tema es bastante compejo y tiene varios campos de actuación. En general, el profesorado no mira para otro lado y creo que se implica, cada vez más, en la prevención y resolución de conflictos. Bastantes Centros llevamos a la práctica el Proyecto: Escuela. Espacio de Paz. ¡ Te felicito por tu estupendo artículo y espero que sigamos en la mejor comunicación !. ¡Saludos y hasta otra ocasión! Antonio Ayala

  2. Saludos, Antonio:
    En primer lugar, felicitarte por haberte integrado en WordPress porque ya verás que es el mejor editor que conozco.
    En segundo lugar, no das la dirección de tu blog por lo que no puedo corresponder la visita.
    Pasando a tu comentario, que agradezco, como no podía ser de otra forma, sé que el tema es complejo y por eso he dicho que sería necesaria la la actuación y colaboración de todos para erradicar esta lacra.
    Un saludo y regresa cuando quieras.

  3. aquí creo que sobretodo se tiene que apretar el tornillo a la sociedad en general ya que se ha permitido que la humillación se entienda como posible diversión

    aunque siempre han existido estas peleas, humillaciones, etc. ahora con las nuevas tecnologías y la era de la información, se lleva todo al límite

  4. Hola, Helena:
    Es cabal y razonable que se hagan estos proyectos y hay que mantener el impulso para que sigan vivos siempre y no se mueran en el camino de su desarrollo.
    Gracias por hacerme partícipe de ese blog.
    Bikos.
    🙂

  5. Siempre hubo peleas entre los niños. Antiguamente se llamaba a los padres del infractor y a veces se les expulsaba del colegio. Me da la sensación que los profesores de ahora tienen miedo a que les tomen represalias.

  6. Hola Neurotransmisores:
    No te falta razón y por eso la sociedad ha de responder con contundencia para que este asunto no tome otro cariz.
    Un saludo.
    😀

  7. Ya lo dijo Pitágoras hace mucho tiempo :”Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.” Cuanta razón tienes Javier, como siempre.

    Un saludo

  8. Hola Petiot:
    La sabiduría no es algo reciente sino que ha existido desde que el hombre nació en este planeta.
    Una muestra de ello es Pitágoras y si echamos un vistazo al elenco de filósofos griegos… Podríamos aprender mucho de ellos porque lo necesitamos.
    Un saludo.
    🙂

  9. No voy a decir gran cosa.

    El problema es que nos la cogemos con papel de fumar, tanto miedo al “maltrato” ha traido los lodos del profundo sentimiento de impunidad que tiene la sana adolescencia.

    ¿Que mas da si hago lo que quiero, insulto al profe, me cago en el pasillo y pateo a un debil?, ¡Nadie me puede hacer nada!.

    Por otro lado, la tele dando ideas, el otro dia vi una serie en la que un grupito de “muchachitos” se divertian dando brutales palizas a desconocidos, era ficcion, si, pero si a algun descerebrado cabeza cenicero se le ocurre que puede ser divertido… ¿que pasa entonces?.

    Que la ley no puede castigar como nos gustaria que se patee la cabeza de una cria de 16 años por ser mulata.

    Impunidad, asi de sencillo.

    Quizas debiera endurecerse el codigo social y permitir una cierta mano dura, al igual que se hace con los “infractores de trafico”, pero claro, esto ultimo solo tiene un objetivo recaudatorio.
    Permitir que darle dos bofetones a un niñato que corre por la acera en moto y casi te atropella se condena con 6 meses de arresto y multa.

    Pero no al niño, claro.

    No seais hipocritas, no os horroriceis por lo que hacen los retoños si no estais dispuestos a mojaros y enesñarles un poco de cortesia, educacion y urbanidad, aunque sea dandoles dos bofetadas pedagojicas a tiempo.

    ¡Hala, ya podeis ponerme a parir, gracias!.

  10. Hola Jorge:

    Como siempre, tienes razón, amigo.

    La sociedad se tiene que defender y no puede tener miedo al miedo.

    Debe tener el coraje de afrontar de cara este problema y si hay que endurecer las penas a esos niñatos, pues se hace.

    Y a los padres, por ser unos acémilas y permitir que sus hijos se hayan convertido en una lacra de la sociedad, pues también se les castiga con las penas que correspondan porque padres así no son padres y no deben estar en este planeta hasta que aprendan a serlo.

    Un saludo.
    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s