Salvapatrias

MenaCuando leí la noticia no salía de mi asombro. Resulta que a estas alturas, todavía hay militares que se sienten los más patriotas del Estado y hacen manifestaciones que están fuera de sus competencias en primer lugar y luego, se sienten unos “salvapatrias” porque el resto de los ciudadanos no somos patriotas como ellos. Es decir, lo somos, pero menos que ellos.

El asunto es el siguiente. El teniente general José Mena pronunció ante el Consejo Superior del Ejército de Tierra reunidos en sesión secreta el 26 de octubre de 2005, la siguiente frase inequívocamente golpista:

“Si esto se produce [pacto sobre el Estatuto catalán que no resuelva todos los problemas que preocupan a las Fuerzas Armadas] con la aquiescencia del Gobierno, alguien tendrá que decir algo. Pero ¿quién es ese alguien? Por supuesto que no puede ser un militar. La confianza en la Justicia (entiéndase Tribunal Constitucional) no pasa por su mejor momento. Entonces, ¿quién? Afortunadamente contamos con una institución que salvó la democracia en España el famoso 23-F. Llegado el caso tendrá que ser esa misma institución [La Corona] respaldada firmemente por las Fuerzas Armadas, la que salvaguarde la unidad de España si los políticos la ponen en peligro y la Justicia no interviene”.

Lo que sorprende es que Mena siguió siendo jefe del Estado Mayor del Ejército, con 30.000 militares bajo su mando, hasta casi tres meses después.

Fue el 6 de enero de 2006 cuando, con motivo de la celebración de la Pascua Militar en la Capitanía General de Sevilla, amagó con una intervención de las Fuerzas Armadas si el nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña, aprobado el 30 de septiembre de 2005 por el Parlamento catalán, desbordase los límites de la Constitución.

El entonces ministro de Defensa, José Bono, consideró que era Mena quien había sobrepasado todos los límites, por lo que ordenó su destitución, su pase forzoso a la reserva y un arresto domiciliario de ocho días, medidas que confirmó luego el Tribunal Supremo.

Hasta aquí la noticia escueta y lamentable, por cierto.

¿Cuando estaremos los ciudadanos españoles libres de la carga de los “salvapatrias”?

En mi opinión, cuando los militares sepan y entiendan de una vez por todas, que son ciudadanos que han elegido una profesión tan honrosa como cualquier otra y que en virtud de esa elección libre y personal, tienen una serie de derechos y obligaciones. Por eso, cuando todos los militares lo sepan y entiendan, serán lo que han elegido ser. Militares de un Estado Democrático y de Derecho. Antes no, porque nos retrotraen a tiempos pretéritos de infausta memoria.

Afortunadamente no son todos pero lo asombroso es que haya todavía ciudadanos de uniforme que siguen creyéndose unos “salvapatrias” abusando de la confianza que el Estado (Entiéndase ciudadanos españoles) les ha otorgado.

Creo que estos puntos que pongo a continuación son cabales. Seguramente no están todas las opciones pero sí creo que son las más significativas.

  • Tienen el derecho a usar el uniforme que el Estado (Entiéndase ciudadanos españoles) les cede.
  • Tienen el derecho a utilizar las armas que en calidad de depósito, les cede el Estado (Entiéndase ciudadanos españoles) en defensa de ese mismo Estado.
  • Tienen el derecho a percibir un salario.
  • Tienen el derecho al honor y a ser respetados.
  • Tienen la obligación de respetar la Constitución y las Leyes del Estado.
  • Tienen la obligación por ello, de saber que son unos ciudadanos más que han elegido esa profesión por voluntad propia y por ende, no son superiores a ningún ciudadano.
  • Tienen las obligaciones que emanan de sus propios reglamentos.
  • Tienen la obligación moral y legal, mientras estén en activo, de tener la boca cerrada en materia política porque no es asunto de su competencia.

Por eso, el tema del arresto domiciliario de 8 días impuesto por José Bono me parece tan banal que se me antoja que es una burla a todos los ciudadanos españoles, porque por la gravedad de los hechos, esa persona debería haber sido expulsada del Ejército con deshonor por haber traspasado con creces los límites de lo que puede considerarse razonable.

No puede ser que el máximo responsable del Ejército de Tierra se enfrente al Gobierno, las Leyes y a los parlamentos Autonómicos en temas que no fueron jamás de su competencia. Todo ello por considerarse el mejor patriota del Estado, cuando en realidad es un ciudadano de uniforme que desde su puesto privilegiado y de enorme resposabilidad, lamentablemente, ha incumplido las Leyes y ha avergonzado con su actitud al resto de los militares que son ciudadanos de uniforme cabales y leales con el Estado Democrático y de Derecho (Entiéndase ciudadanos españoles).

Por ello, y para José Mena,

Aprieto con 100 vueltas el tornillo

 

Anuncios

2 pensamientos en “Salvapatrias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s