El Hambre

Cuando hablamos del hambre en el mundo occidental, el que en teoría se supone que está bien alimentado y si apuramos, alimentado en exceso por las cifras de sobrepeso que facilita la OMS, no nos damos cuenta de que también en ese mundo, satisfecho de sí mismo y que tiene a gala mirarse el ombligo todos los días, también hay personas que pasan hambre.

Pasan hambre muchas personas en nuestras ciudades y para eso, nada más hay que echar un vistazo por la noche a los contenedores de los grandes almacenes y las tiendas de alimentos, cuando los más desfavorecidos rebuscan entre ellos para encontrar comida.

Además, está el resto de la población que sobrevive con una pensión mísera y que no se sabe cómo, pueden subsistir, seguramente a costa de muchísimos sacrificios y sin que las autoridades competentes hagan lo necesario por culpa de disputas políticas, mezquinas y sin atisbo de ética con sus ciudadanos.

Si hablamos del hambre en el resto del mundo, tendremos que citar el número de personas hambrientas que se estima que hay; actualmente: 923.000.000 (novecientos ventitrés millones).

La cifra en sí, es escandalosa y los países que están a la cabeza de este cuestionable y lamentable ranking por no disponer de suficiente comida para sus habitantes son los siguientes:

  • Camerún (55 % de sus habitantes)
  • Pakistán (53 % de sus habitantes)
  • Nigeria (48 %  de sus habitantes)
  • Perú (42 % de sus habitantes)
  • Filipinas (49 % de sus habitantes)
  • Rusia (23 % de sus habitantes reconoció no haber comido lo suficiente)
  • Macedonia y Ucrania (21 % de sus habitantes)
  • Turquía (20 % de sus habitantes)
  • Reino Unido (15 % de sus habitantes reconocen no haber comido todos los días)
  • EEUU (15 % de sus habitantes declaró haber sufrido privaciones de comida en el último año)
  • Grecia (13 % de sus habitantes)
  • Portugal (10 % de sus habitantes)
  • España entre los mejor alimentados con un 6 % que confiesa no haber tenido qué comer, habitualmente o en ocasiones.
  • En el mismo grupo figuran, Finlandia (7 %), Alemania, Italia, Islandia y Suecia (4 %)
  • Luxemburgo y Holanda (3%). Por delante de ellos están Dinamarca, Austria, Suiza y Noruega, con porcentajes insignificantes.

Por último, indicar que un 19 % de la población mundial no tuvo comida para poder alimentarse.

¿No será el momento para ponerse manos a la obra y dejar para otros siglos venideros las inversiones menos necesarias y paliar el hambre de nuestros conciudadanos y no me refiero a nuestros estados privilegiados sino a todos los que compartimos nuestra casa común  que es este planeta?

Las fosas

Un buen amigo mío, Fernando, me ha remitido unas fotos que creo que sirven para ampliar el post anterior que hablaba de la Memoria Histórica y el auto del Juez Baltasar Garzón.

Me dice en su email: “Hay que luchar para que todas las tumbas sean iguales” y a la vista de las fotos que veréis a continuación, es evidente que así debe ser si queremos que se nos tenga por seres humanos y no como animales sin entrañas.

Para todos los que todavía no han tenido la oportunidad de descansar en paz y siguen enterrados en lugares inhóspitos y desconocidos, queda la esperanza de que algún día se haga justicia de verdad y para todos sus asesinos y a los que ahora se oponen a su localización con los argumentos más cínicos e inauditos, les deseo que no puedan dormir el resto de sus días pensando en lo malas personas que han sido, son y deberían dejar de ser.

Memoria Histórica

Para todos los ciudadanos españoles, la llamada “Guerra Civil” fue la que se libró entre los años 1936 y 1939.

No nos referimos a otra, porque hubieron varias más a lo largo de la historia, si no a esa en concreto, posiblemente, por la cercanía temporal.

Las guerras civiles siempre han sido “cainitas”, se libren donde se libren y en el país que sea. Se trata de una vergüenza que llevamos bastante mal los seres humanos y que nos retrata a la perfección.

Si a eso se le añade que quien inicia una guerra, en este caso la de 1936 de España, lo hace contra un Gobierno legítimamente nombrado por las urnas y en nombre de no se sabe qué, amparado por el Vaticano y toda su corte, dándole el nombre de “Cruzada”, se comprenderá que el tema de los hábitos, demás ropajes y prebendas se nos pueda indigestar un poco.

Si quien inicia esa guerra, además la gana -con la mirada perdida de Europa- y luego se regodea con un genocidio, tanto anterior como posterior, no es de extrañar que con el paso de los años, los supervivientes de esa maldad, quieran saber:

  • Qué fue realmente lo que pasó.
  • En donde están sus familiares represaliados.

Porque no se trata de perdonar, ya que eso pertenece al ámbito de lo íntimo y personal, sino de no olvidar, por respeto a los que murieron de forma tan vergonzosa y por tener ideas diferentes a las del ejército rebelde al Gobierno.

Por eso, al margen de la personalidad del Juez Baltasar Garzón, que puede gustar o no, lo cierto es que ha dictado un auto el 16 de octubre de 2008 en las DILIGENCIAS PREVIAS PROC. ABREVIADO 399 /2006 V , que es todo un ejemplo para todos nosotros.

Así, en los razonamientos Jurídicos, Primero, 1, dice:

“En primer lugar, debe resaltarse que los hechos objeto de denuncia nunca han sido investigados penalmente por la Justicia española, por lo que hasta el día de la fecha, la impunidad ha sido la regla frente a unos acontecimientos que podrían revestir la calificación jurídica de crimen contra la humanidad (artículo 607 bis del Código Penal actual). “

Posteriormente va desgranando todo sus argumentos y expone algunos hechos tremendos de los cuales sólo transcribo algunos de ellos.

” … acabar por las vías de hecho con la República mediante el derrocamiento del Gobierno legítimo de España, y dar paso con ello a un plan preconcebido que incluía el uso de la violencia, como instrumento básico para su ejecución. Así lo expresaba uno de los sublevados, el General Emilio Mola, en la Instrucción Reservada nº 5 (5), a cuyo tenor:

“Tan pronto tenga éxito el movimiento nacional, se constituirá un Directorio, que lo integrarán un Presidente y cuatro vocales militares. (…)
El Directorio ejercerá el poder con toda amplitud, tendrá la iniciativa de los decretos leyes que se dicten, los cuales serán refrendados por todos sus miembros. (…)

Los primeros decretos leyes que se dicten serán los siguientes:

A) Suspensión de la Constitución de 1931. B) Cese del Presidente de la República y miembros del Gobierno. C) Atribuirse todos los poderes del Estado, salvo el judicial, que actuará con arreglo a las leyes y reglamentos preestablecidos que no sean derogados o modificados por otras disposiciones. D) Defensa de la Dictadura Republicana. Las sanciones de carácter dictatorial serán aplicadas por el Directorio sin intervención de los Tribunales de Justicia…”

O como el mismo General Emilio Mola Vidal había escrito en la Instrucción Reservada nº 1, de Abril/Mayo de 1936:

“Producido el movimiento (Base 5ª) y declarado el Estado de Guerra…se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado.
Desde luego, serán encarcelados todos los directivos de los Partidos Políticos, Sociedades o Sindicatos no afectos al Movimiento, aplicándose castigos ejemplares a dichos individuos para estrangular los movimientos de rebeldía o huelgas”.

El Decreto número 2, por el que se instaura el Juicio Sumarísimo contra personas que se opongan al Movimiento (8) y que es previo a la insurrección militar, establecía que:


“…La Junta Suprema Militar de Defensa de España, como primer acuerdo dispone:
1. Serán pasados por las armas, en trámite de juicio sumarísimo (…) cuántos se opongan al triunfo del expresado Movimiento Salvador de España, fueren los que fueren los medios empleados a tan perverso fin.
2. Los militares que se opongan al Movimiento de Salvación iniciado serán pasados por las armas por los delitos de lesa patria y alta traición a España.
3. Se establece la obligatoriedad de los cargos y quienes, nombrados, no lo acepten, caerán en la sanción de los artículos anteriores.”

El Decreto número 3 establecía:

“… 1. Quedan depuestos de sus cargos, el Presidente de la República, el Presidente del Gobierno y todos los Señores Ministros, con los Subsecretarios, Directores Generales y Gobernadores Civiles. Todos ellos serán detenidos y presos por los agentes de la Autoridad como autores de los delitos de lesa patria, usurpación de Poder y alta traición a España”….

Finalmente, la Octava Orden de Urgencia, a cargo de la Junta de Gobierno, incitaba al terror y al asesinato de personas y la destrucción de organismos:

“…OCTAVA.- En el primer momento y antes de que empiecen a hacerse efectivas las sanciones a que de lugar el bando de Estado de Guerra, deben consentirse ciertos tumultos a cargo de civiles armados para que
se eliminen determinadas personalidades, se destruyan centros y organismos revolucionarios”.

Ya iniciada la insurrección, el 19 de Julio de 1936, el General Mola afirmaba:

“Es necesario propagar una imagen de terror (…) Cualquiera que sea, abierta o secretamente, defensor del Frente Popular debe ser fusilado”.

Dicho General, en una alocución en Radio Burgos el 31 de Julio de 1936 dijo:

“Yo podría aprovechar nuestras circunstancias favorables para ofrecer una transacción a los  enemigos, pero no quiero. Quiero derrotarlos para imponerles mi voluntad. Y para aniquilarlos.”

El cúmulo de datos que aporta convierte en ridículos a quienes pretenden dar un carpetazo a este tema alegando no se sabe qué argumentos.

Es cierto que hubo genocidio y por eso mismo, por respeto a los muertos y a la historia, a la real, a la auténtica, será preciso que se aclare todo lo ocurrido y que se intente dar sepultura a todos aquellos a quien la guerra les privó de un juicio legal y fueron postergados por pensar de forma diferente que los que iniciaron esa guerra fraticida y vergonzosa.

Si hacéis clic en la imagen del auto, se os descargará y lo podréis leer completo. Os aseguro que merece la pena y os enteraréis de muchas cosas de las cuales seguramente no teníais ni idea y que posiblemente, os escandalizarán.

Por todo ello, y por respeto a todos los muertos, en esta ocasión, queda el homenaje silencioso a los que creían que sus ideas eran las adecuadas y correctas y que por tanto,  no merecían la muerte por ello.

Descansen en Paz

El caso Mari Luz

Cuando leo que el nuevo Consejo General del Poder Judicial estudia la sanción a imponer al famoso Juez Tirado  porque existe discrepancia entre los mismos ya que hay una parte de ellos que se inclinan por una falta muy grave (Sector Progresista) y otros, los que abogan por la simple multa (Sector Conservador), simplemente me asombro.

¿Cómo es posible que todavía haya dudas de que a Mari Luz Cortés la asesinaron por la negligencia de un juez llamado Rafael Tirado por haber dejado sin ejecutar una sentencia firme de cárcel contra el pederasta Santiago del Valle?

¿Como es posible que se hayan atrevido a sancionar a la Secretaria Judicial con dos años de suspensión de empleo y sueldo y a Rafael Tirado pretendan elevarlo a los altares como inocente perseguido por la política?

Mari Luz se merece un respeto y su familia también y nadie, por muchas togas y puñetas que se lleven puestas, está exento de responsabilidad . Por eso mismo la deshonra hace su aparición cuando ocurren este tipo de desgracias.

En otras culturas y en otros tiempos, claro, el responsable de este desaguisado (Rafael Tirado) se hubiera hecho El seppuku (切腹?) o hara-kiri.

Recuerdo a todos, que era una práctica común entre los samurái, que consideraban su vida como una entrega al honor de morir gloriosamente, rechazando cualquier tipo de muerte natural. Por eso, antes de ver su vida deshonrada por un delito o falta, recurrían con este acto a darse muerte.

Es una solución drástica y terrible, pero al menos con este acto se demostraba que se asumía esa muerte antes que la deshonra.

Para todos los que pretenden disimular y entorpecer con su corporativismo la exclusiva responsabilidad de Rafael Tirado les envío mi absoluto  desprecio.

 

El regreso

Tal como dije, regreso, aunque las causas de mi ausencia temporal todavía perduren.

He preferido seguir escribiendo, aunque no lo haga con la frecuencia acostumbrada, a no escribir nada.

Ocurren demasiadas cosas y todas ellas muy graves. El “paseo” por las noticias durante este tiempo de ausencia está lleno de incidencias e imágenes muy desoladoras.

De un lado, está esa parte de la humanidad que a duras penas sobrevive con casi nada y que  casi siempre perece en ese intento y de otra, los que somos privilegiados por razón del azar y nacimiento, y que nos colocó en la parte rica y obscena de esa humanidad que pide a gritos un cambio en su estructura social y económica.

Gritos que salen como un aborto. De forma intempestiva y a destiempo y que están motivados, no por un afán de mejorar este mundo falto de ética -aunque luego se reconozca que así es- si no porque los pilares que sustentaban esa supuesta riqueza que permitía esa sociedad consumista y sin freno, se han venido abajo demostrando que esa inmoralidad sólo acrecienta el declive de una sociedad corrupta desde sus cimientos y concepción.

Desconozco cuales son las claves para que la humanidad y sus gobernantes, es decir, todos nosotros, recuperemos la razón y hagamos de la ética nuestra forma de vida en común.

Desconozco, también, los motivos que hicieron a la humanidad tan insolidaria con los más débiles y por eso, no me puedo perdonar. Tampoco puedo perdonar a quienes teniendo poder  no hicieron nada para aliviar sus penurias y no puedo perdonar a quienes han hecho de la voracidad una forma de vida indecente.

Cuando leo que el sistema económico actual se resiente porque han habido unos cuantos “personajes” que manejaron sin ningún escrúpulo las cuentas bancarias y que, sin castigo alguno, lo hayan hundido, me enojo.

Cuando leo que los gobernantes del mundo se reúnen para intentar salvar la economía mundial a costa del contribuyente y sin que él tenga culpa alguna y sin que se localice, castigue y se recuperen los bienes de los ladrones, me enojo.

Esta situación durará un tiempo y es de esperar que el raciocinio haga su aparición, aunque sea de forma tardía y comience a colocar las piezas en el tablero y por su orden…

Mientras tanto, lo lamento  pero para todos los políticos que consintieron que esto sucediera y a los que ahora recurren a los ciudadanos para que el sistema bancario no sufra, para todos ellos, les envío un mensaje personal: ¡Sois unos mal nacidos!