El regreso

Tal como dije, regreso, aunque las causas de mi ausencia temporal todavía perduren.

He preferido seguir escribiendo, aunque no lo haga con la frecuencia acostumbrada, a no escribir nada.

Ocurren demasiadas cosas y todas ellas muy graves. El “paseo” por las noticias durante este tiempo de ausencia está lleno de incidencias e imágenes muy desoladoras.

De un lado, está esa parte de la humanidad que a duras penas sobrevive con casi nada y que  casi siempre perece en ese intento y de otra, los que somos privilegiados por razón del azar y nacimiento, y que nos colocó en la parte rica y obscena de esa humanidad que pide a gritos un cambio en su estructura social y económica.

Gritos que salen como un aborto. De forma intempestiva y a destiempo y que están motivados, no por un afán de mejorar este mundo falto de ética -aunque luego se reconozca que así es- si no porque los pilares que sustentaban esa supuesta riqueza que permitía esa sociedad consumista y sin freno, se han venido abajo demostrando que esa inmoralidad sólo acrecienta el declive de una sociedad corrupta desde sus cimientos y concepción.

Desconozco cuales son las claves para que la humanidad y sus gobernantes, es decir, todos nosotros, recuperemos la razón y hagamos de la ética nuestra forma de vida en común.

Desconozco, también, los motivos que hicieron a la humanidad tan insolidaria con los más débiles y por eso, no me puedo perdonar. Tampoco puedo perdonar a quienes teniendo poder  no hicieron nada para aliviar sus penurias y no puedo perdonar a quienes han hecho de la voracidad una forma de vida indecente.

Cuando leo que el sistema económico actual se resiente porque han habido unos cuantos “personajes” que manejaron sin ningún escrúpulo las cuentas bancarias y que, sin castigo alguno, lo hayan hundido, me enojo.

Cuando leo que los gobernantes del mundo se reúnen para intentar salvar la economía mundial a costa del contribuyente y sin que él tenga culpa alguna y sin que se localice, castigue y se recuperen los bienes de los ladrones, me enojo.

Esta situación durará un tiempo y es de esperar que el raciocinio haga su aparición, aunque sea de forma tardía y comience a colocar las piezas en el tablero y por su orden…

Mientras tanto, lo lamento  pero para todos los políticos que consintieron que esto sucediera y a los que ahora recurren a los ciudadanos para que el sistema bancario no sufra, para todos ellos, les envío un mensaje personal: ¡Sois unos mal nacidos!

Anuncios

10 pensamientos en “El regreso

  1. ¡Ya era hora tripon!, ties mucho cuento, que nos has tenido mu en secano, mas por pereza que por pena, que ya tas gueno, que lo se yo.

    Ya todo paso y no puedes retrasar mas tu vuelta a las obligaciones propias de tu seso.

    Asi que prepara la carraca que hay muchos tornillos que apretar.

    Humo ha de salir de la dinamometrica.

    Anda, anda, suelta por esa boquita, que ties mu que decir.

  2. Pues sí… tripón y a mucha honra. 😉

    Mi seso está algo desconcertado con la que está cayendo y caerá, Jorge.

    Pero ya sabes, los tornillos cabreados unidos, jamás serán vencidos ni desatornillados.

    En esa estamos.

  3. Antes de nada mi alegría por volver a leerte y después mostrar mi total acuerdo con tus pensamientos.
    Me temo que cuando esto se resuelva, todo seguirá igual. Unos cuantos listos,” llevándoselos crudo” y los demás dispuestos de nuevo a pagar los platos rotos, mientras los de siempre se tuestan al sol de las playas de los paraísos fiscales.
    Si esta debacle actual no pone los cimientos para que el capital no sea el dios de todos, es que no tenemos solución.
    Un abrazo.

  4. Hola, Jotatrujillo:

    Me alegro de verte de nuevo.

    Estoy completamente de acuerdo con lo que dices. El capital no debe ser nunca más el dios de todos.

    Un abrazo. 🙂

  5. bueno amigo,

    primero de todo es una alegría tenerte de nuevo entre mis lecturas obligatorias y con sonrisa dibujada.

    Veo que vienes con fuerza y que el tornillo ha realizado un trabajo duro para recobrar energías. Ya te he dicho en un mail que tendrás trabajo y no me decepcionas con el primer post que escribes.

    Dale fuerte al tornillo y brindanos con tus locuazes e inteligentes posts, pues los necesitamos, porque a través de tí nos crece esa indignación que, a veces, se queda dormida. Aunque, tal como está la situación hoy en día, cabreados lo estamos.

    bienvenido de nuevo amigo mío entre los blogueros

    un abrazo fuerte
    eloi blq

  6. Saludos, Eloi:

    El placer es mío al tenerte de nuevo entre mis lectores y ya sabes que seguiré escribiendo, aunque la asiduidad no sea la misma de antes.

    El tornillo sigue vivo y eso, nos proporcionará alguna que otra crítica… 😉

    Un abrazo de oso.

  7. ¡Bienvenido, Jomer! ¡Bienvenido a la vida real! Ya hora estoy un poco retirado por la gripe, pero volveremos a cabalgar

  8. Bien hallado, Fernando:

    Que la gripe no ralentice tu sabiduría y sarcasmo. Nos resulta necesario a todos…

    Un abrazo.

    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s