Extraño País

MarianoNo sé, pero a la vista de lo que ha pasado, está pasando y pasará con toda seguridad, me da la impresión que este hermoso país está corrompido y podrido hasta la médula.

No hay vergüenza porque hay mucho sinvergüenza en todas las escalas sociales pero más, en donde hay cuota de poder y si ellos son los espejos en donde nos hemos de mirar y el ejemplo para la sociedad, estamos perdidos definitivamente.

Por estadística pura y simple, no me quedan muchos años de vida pero a los jóvenes se les está privando de una vida digna y honorable y eso, no tiene ningún tipo de perdón ni excusa.

Se diga lo que se diga, en España no existe la auténtica separación de poderes ya que de una forma u otra, están interconectados entre sí y de ahí que la sociedad esté harta de esa ilusión óptica que solo conduce al descrédito de nuestra democracia, por llamarla de alguna manera.

Con un cinismo que raya en el esperpento, los políticos que gobiernan tiene los cojones (perdón quería decir la cara dura) de decir que están contentos con lo que están haciendo y sus resultados. (Más de seis millones de parados y empresas y particulares que no reciben la ayuda bancaria que precisan para despegar y hacer crecer la economía)

Soy tonto, porque repito lo que ya se ha dicho en muchas ocasiones, pero es que me sale así, de pronto y sin pensarlo.

Se dan jubilaciones millonarias a delincuentes amnistiados, se pintan de blanco esas sepulturas llenas de podredumbre y se constata que es un país de ladrones; un país inmoral gracias a las buenas artes de los estamentos que deberían dar ejemplo de todo lo contrario a lo que están haciendo.

Los políticos todavía no se han enterado de que están a nuestro servicio y no al revés como ellos creen. Pero claro, llegará el día del “llanto y crujir de dientes” y entonces no habrá remedio para ellos ni para quienes participaron en ese festín inmoral y repugnante.

Honor… palabra que ahora está vacía de contenido y que ya casi nadie sabe qué significa.

Anuncios