Pensando

Hoy, no sé por qué, estoy especialmente sensible y “filósofo”.

Pienso en el circuito de la vida; en todas las circunstancias que nos esperan en este tránsito, tanto las buenas como las malas. Unas creadas por nosotros, otras inesperadas y otras, no menos importantes, consecuencia de nuestros actos y además, se añaden las que otras personas nos aportan, para bien o para mal.

Es lo que vulgarmente se podría llamar, vivir. Así, sin más.

Pero esa palabra, vivir, resulta que a pesar de su cortedad, es la que mueve todos los engranajes de nuestro paso por este mundo.

Ya sé que personajes de mucha enjundia ya lo han tratado en infinidad de libros y que yo, pobre de mi, soy un grano de arena sin importancia alguna.

Pero hay algo que quiero resaltar, si se me permite, claro. Estoy absolutamente convencido de que mi paso por este circuito de la vida, ha de ser y procuro que así sea, beneficioso, tanto para mi como para mis semejantes. Me explico: Procurar en todo momento no hacer daño a nadie y tratar a mis semejantes de la misma forma que me gustaría que me trataran a mi.

Es decir, procurar ser buena persona.

Creo yo que si todos hiciéramos ese pequeño esfuerzo, el mundo iría mucho mejor. ¿No opináis lo mismo?

Creo que merece la pena, a la vista de lo que está ocurriendo en este planeta y en nuestra sociedad.

Como habréis comprobado, he escrito este texto con pocas palabras pero con el corazón y os lo dedico.

Anuncios

¡Que impaciente estoy!

Mariano Rajoy

Pues sí… estoy impaciente.  Ahora cuando os lo explique lo entenderéis.

Soy uno de esos pensionistas que esperan con ansiedad que me llegue puntualmente cada mes el importe de la pensión que legalmente me corresponde y que tras 47 años de cotización por salarios reales me ha correspondido.

Hasta el momento y con disgusto -no lo puedo negar– el gobierno se ha “fundido” el fondo de pensiones. La llamada hucha de las pensiones. Ha utilizado ese dinero, si no estoy equivocado, cambiando las normas de conservación y mantenimiento de ese Fondo gestionado por la Tesorería General de la Seguridad Social para ayudar a la banca y no quedarse con un grupo de bancos insolventes dándose de “morros” con la UE en el tema de la financiación en lugar de proteger y mantener ese fondo que se creó con el único fin de que los pensionistas tuviéramos la seguridad de que nuestras pensiones estarían siempre garantizadas. ¿Es así o estoy equivocado?

Sigo…

Pue bien, los desastres en este asunto, como sabéis han sido mayúsculos y han creado una norma que no sé como definirla, por la cual, se nos garantiza un incremento anual de las pensiones del 2,5%, Si, habéis leído bien. El 2,5%.

¿Por qué estoy impaciente? Muy sencillo, por recibir una carta de la ministra de turno creo que se llama Fátima Báñez (No pongo imagen. No me da la gana) en la que tras cantarme los enormes sacrificios y la muy buena voluntad del gobierno, me anunciará que mi pensión se habrá incrementado en un 2,5% (Habrá que ver que descuento por impuestos nos tocará pagar a todos).

No se tiene en cuenta ni la subida de la energía eléctrica, el gas y la cesta de la compra ni los salarios que cada vez son más bajos. Nada de eso se tiene en cuenta y se produce el milagro de que cada vez hay mas ricos y, en consecuencia, cada vez hay mas ciudadanos empobrecidos. Que cada vez somos más pobres pero eso no le afecta para nada a este gobierno se llame como se llame.

Estoy impaciente por recibir esa carta y tener el placer de devolvérsela al cartero para que la devuelva al Ministerio correspondiente. No la quiero leer. Ya sé lo que pone y eso me cansa y me irrita. Lo siento.

 

La amistad

Imaginad una cuerda (o un cabo en términos marinos) con nudos que resultan muy difíciles de desatar o de deshacer. Esa puede ser una definición de “Amistad“.

Luego está la que la describe la Real Academia de la Lengua:

Amistad – nombre femenino – Relación de afecto, simpatía y confianza que se establece entre personas que no son familia”

 

Pues bien, esa palabra “Amistad” encierra en sí misma una serie de componentes que fácilmente podemos pasar por alto y lo digo, porque en muchísimas ocasiones esos errores los cometemos sin darnos cuenta de que a la otra persona la podemos herir o molestar y sin percibir que hayamos hecho nada malo, cuando la realidad es bien distinta. De ahí la importancia de ser un buen amigo y quiero serlo para quien lo merezca, en mi opinión.

Yo he procurado siempre hacer una distinción creo que razonable. Los llamados eufemísticamente “amigos” que en realidad son conocidos y los que con todos sus atributos los considero mis amigos porque los lazos o nudos que nos unen son bien resistentes y fuertes y aguantan con toda su fuerza las tensiones que puedan surgir y sin que nada se rompa.

¿Estoy equivocado?

No lo sé, os lo dejo a vuestro albedrío.

Un saludo muy cordial.

Esto no puede seguir así

Que en este país se tenga que ver y escuchar (día sí y día no) que unos individuos, solos o en “manada” violan y/o asesinan a la mujeres que se les cruzan en su desgraciada vida, y que encima, había órdenes de alejamiento, que no digo yo que esté mal, pero sería preferible que a esos individuos los vigilara constantemente la policía además de proteger a las mujeres amenazadas, me produce muy mala “digestión”

Que los políticos utilicen estas desgracias en sus mensajes navideños o que hagan la ceremonia de acompañar a la familia, me duele también.

Se puede y se debe hacer algo más y sin dilación. Si así no se hace, mal vamos.

No sé qué más decir.