Pensando

Hoy, no sé por qué, estoy especialmente sensible y “filósofo”.

Pienso en el circuito de la vida; en todas las circunstancias que nos esperan en este tránsito, tanto las buenas como las malas. Unas creadas por nosotros, otras inesperadas y otras, no menos importantes, consecuencia de nuestros actos y además, se añaden las que otras personas nos aportan, para bien o para mal.

Es lo que vulgarmente se podría llamar, vivir. Así, sin más.

Pero esa palabra, vivir, resulta que a pesar de su cortedad, es la que mueve todos los engranajes de nuestro paso por este mundo.

Ya sé que personajes de mucha enjundia ya lo han tratado en infinidad de libros y que yo, pobre de mi, soy un grano de arena sin importancia alguna.

Pero hay algo que quiero resaltar, si se me permite, claro. Estoy absolutamente convencido de que mi paso por este circuito de la vida, ha de ser y procuro que así sea, beneficioso, tanto para mi como para mis semejantes. Me explico: Procurar en todo momento no hacer daño a nadie y tratar a mis semejantes de la misma forma que me gustaría que me trataran a mi.

Es decir, procurar ser buena persona.

Creo yo que si todos hiciéramos ese pequeño esfuerzo, el mundo iría mucho mejor. ¿No opináis lo mismo?

Creo que merece la pena, a la vista de lo que está ocurriendo en este planeta y en nuestra sociedad.

Como habréis comprobado, he escrito este texto con pocas palabras pero con el corazón y os lo dedico.

Anuncios

Sin ánimo de ofender

Forges-Ciclista

Forges-Ciclista

Como digo y sin ánimo de ofender a los ciclistas, y en concreto, a los “urbanos”, el dibujo que hoy a publicado el genial Forges en “El País”, describe a la perfección  lo que ocurre en muchas de nuestras ciudades y en concreto en la que vivo yo.

Es decir, no hablo para nada de los que circulan correctamente por nuestras carreteras y que son objeto de las más despiadadas formas de acoso por parte de los que conducimos vehículos a motor y que les cuesta la vida en muchas ocasiones.

Al parecer, la gran mayoría de los ciclistas urbanos creen lo siguiente:

a) Es una ignominia poner un pie en el suelo cuando hay que pararse por obligación.

b) El sentido de circulación de las calles no es materia de discusión. Van por donde quieren, que para eso van en bicicleta.

c) ¿Semáforos? ¿Qué es eso?

d) Las aceras son nuestras, pase lo que pase.

e) Los pasos de cebra son para nosotros. ¡Qué se habrán creído los coches! ¡Somos peatones!

Con estas premisas, resultará difícil, por no decir imposible, que la convivencia sea pacífica y que no ocurra alguna que otra desgracia.

Lo que no acabo de comprender es algo bien sencillo. Esos ciclistas urbanos que no respetan ninguna norma de circulación, estoy seguro que casi todos ellos tiene carnet de conducir y que por lo tanto, deberían saber que están sujetos a la normativa de ese Reglamento de Circulación. Además, el sentido común que al parecer no conocen, les podría informar que en caso de choque u otra incidencia, el ciclista tiene todas las de perder en cuanto a integridad física se refiere. ¿O no es así?

Veo a diario innumerables infracciones por parte de esos ciclistas urbanos y os aseguro que cuando veo a alguno que se para en un paso cebra y desciende de su bicicleta para cruzarlo a pie o cuando se para cuando un semáforo está rojo o cuando van por la calzada o en la vía que tiene  dedicada para ellos en lugar de ir por la acera haciendo peligrar la integridad de los peatones que vamos por ella, les aplaudo. De verdad.

No cuesta nada ser civilizados. Nos ahorraríamos muchos disgustos.

Convivamos en paz

El choriceo que hay en este País

Me resulta tan irritante que no sé qué decir ni por qué no nos rebelamos y llevamos a la cárcel a todos estos parásitos que nos están arruinando. Da lo mismo que se refiera a Cataluña (He de decir que soy catalán de nacimiento) porque es válido en toda esta España que me duele.

Lo digo por el contenido de estos dos vídeos que pongo a continuación y que, de forma concisa una enfermera llamada Marta, le hace una serie de preguntas al President Artur Mas (Pero que resulta válida para cualquier político de Españistán)

  • Primera parte:
  • Segunda parte:

Además, Artur Más se ha metido en aguas profundas con el tema de la independencia para distraer la atención sobre otros asuntos más importantes, como el que cita Marta. La honradez y la ética en la gestión pública, que, insisto, es un problema que tenemos todos los españoles con los políticos que hemos elegido año tras año.

Mortadelo y Filemón

ibañezSe celebra el 50 cumpleaños de esa pareja tan especial que formaban Mortadelo y Filemón y que creó Francisco Ibáñez. Dibujante Barcelonés que nos alegró durante muchos años a millones de lectores, pequeños y mayores, en la reciente historia de España.

Por eso esta mención en este humilde blog ya que resulta gratificante el ver que unos personajes creados hace 50 años, siguen vigentes y son bastante mejores que otros cómics actuales.

Con ocasión de este cumpleaños, Ediciones B ha decidido recordar este aniversario con la publicación de un volumen antológico: El gran libro de Mortadelo y Filemón, que da un vistazo a la evolución de las viñetas desde que aparecieron en 1957, publicadas por la Editorial Bruguera.

filemon

Por lo que representa y como homenaje a Francisco Ibáñez por su trabajo y sus personajes,

Aflojo con cinco vueltas el tornillo

Y siguen robando

cacoPues sí, siguen robando.

Me refiero a que ha saltado la noticia de que han sido robados 300 libros muy valiosos de la biblioteca del Ministerio de Exteriores y que las obras, algunas de los siglos XVI, XVII y XVIII, estaban catalogadas por el Ministerio de Cultura.

Yo no sé exactamente que pasa en nuestra Administración para que las obras de arte, entre las que se encuentran esos libros, puedan ser robadas por los desaprensivos y los cacos, pero seguramente han aprovechado las múltiples deficiencias de seguridad que han sido detectadas en los accesos a la emblemática biblioteca del madrileño palacio de Santa Cruz, sede del ministerio.

Un fallo garrafal que demuestra que nuestra Administración no hace lo que debiera y que los que hacen que esa Administración funcione, no cumplen con su deber.

¿Hasta cuando nuestra obras de arte han de ser expoliadas?

Para la Administración y sus responsables, por no saber custodiar nuestro patrimonio y no cumplir con su obligación.

Aprieto con cinco vueltas el tornillo