Hoy es un día especial

Hoy es un día realmente especial y  los que tenemos una cierta edad podemos hablar sobre determinadas cosas con conocimiento de causa.

Más que mis palabras, hablará mejor este vídeo.

No pueden ni deben volver a repetirse esas situaciones. Además, los políticos actuales todavía no han tenido el coraje ni la vergüenza de cumplir con el deber de ser honorables con todos los que murieron defendiendo un gobierno legítimamente constituido.

Nada más ni nada menos.

Anuncios

Se acaba el año

Se acaba el año y a pesar de todo lo que está ocurriendo, creo que la esperanza y la buena voluntad debe imponerse por encima de todo.
Por eso os envio esta pequeña felicitación que en estos días tan especiales quiero que os acompañe. Con afecto,  “Jomer”

Esperanza

Hoy he amanecido con el convencimiento de que la mayoría de los seres humanos que poblamos este planeta y que lo tenemos en usufructo exclusivamente, somos buena gente y lo único que deseamos es sobrevivir lo mejor que sabemos y podemos, a pesar de las miserias que toda condición humana lleva consigo y a pesar de los indignos políticos que nos acompañan en este camino tan fácil pero que ellos lo transforman en algo lleno de miseria, cinismo, vanidades y codicia, que es en definitiva su “marca de fábrica”.

Hay algunos que, por supuesto se salvan de esta definición, pero son pocos, muy pocos y por ello y a ellos, les doy las gracias por ser como son, Buena gente y sensatos, como la mayoría de todos nosotros y que, como antes he dicho, poblamos este planeta en usufructo. No es nuestro ya que pasamos por él y, queramos o no, dejamos nuestra huella para generaciones venideras. Así ha sido, así es y así será si antes la locura y la sin razón de esos indignos políticos nos destruye nuestra casa común. Planeta Tierra.

Como colofón de este amanecer lleno de esperanza, me gustaría que vieseis este vídeo/trailer en el que la BBC ha hecho un resumen perfecto de nosotros. La humanidad, su belleza, su diversidad, sus culturas y nuestro instinto de supervivencia que ha perdurado a través de los siglos.

Nuestros ancianos

anciano

Sé que la foto es terrible pero he creído necesario ponerla para ver si la sensibilidad y la conciencia de algún responsable en estos asuntos se despierta y evita que hechos como los que voy a relatar seguidamente se repitan.

Resulta que la residencia pública de mayores Goya, dependiente de la Comunidad de Madrid, en la que viven 51 personas con graves deficiencias de movilidad y que precisan de cuidados constantes en sus necesidades más básicas y elementales, acumula tan graves deficiencias y denuncias que resulta increíble que pueda estar abierta y maltratar de esa forma a nuestros ancianos.

Como muestra de lo que digo, pondré algunos comentarios que los trabajadores del centro anotan en el libro de incidencias de la residencia:

“Las residentes se despiertan mañana tras mañana empapadas “de pis hasta los hombros y con una fuerte tiritona por el frío…” “llorando amargamente porque estaba llena de orina hasta el cuello” o “en condiciones higiénicas lamentables”.

Que esto suceda y que la Comunidad de Madrid no haya resuelto nada sobre este asunto y que sólo haya cesado a su responsable sin tomar ninguna otra medida que palíe este horror, me hace pensar que los responsables de esa área en esa Comunidad y sus superiores, no tienen ni los escrúpulos ni la dosis de humanidad necesaria para ejercer con dignidad su cargo.

Sólo les deseo que cuando alcancen la vejez, si llegan, claro, sean tan “bien atendidos” como lo fueron esos ancianos en la residencia Goya. Se lo merecen más que ninguna otra persona.

Los hijos

perezcalatayud

Seguramente ya conoceréis a Emilio Pérez Calatayud, pero en el caso de que no sepáis quien es, os recomiendo que veáis su currículum y así os podréis dar una idea de su perfil profesional.

Se trata de un Juez de Menores de Granada, conocido por sus sentencias, que se pueden calificar de ejemplares.

Por ejemplo:

  • Una condena a 100 horas de clases de informática a un joven que había crackeado varias empresas granadinas provocando daños por 2000 €.
  • 100 horas de servicio a la comunidad patrullando junto a un policía local por haber conducido temerariamente y sin permiso.
  • 50 horas dibujando un cómic de 15 páginas, en el que cuenta la causa por la que le condenaban.
  • Visitas a la planta de traumatología de Granada por conducir un sin seguro, etc. etc.

Pues bien, aunque los vídeos que os presento ahora (2 aunque de la misma sesión) ya tienen algún tiempo, creo que merece la pena que les deis un vistazo porque a mi juicio, dice cosas bastante sensatas, en tono de tertulia, sobre la familia, los hijos y las responsabilidades.

Creo que os va a gustar y que lo encontraréis muy ilustrativo.

Primer vídeo

Segundo vídeo

Por eso mismo, para él y las personas que procuran que nuestros hijos aprendan a convivir y ser auténticos ciudadanos,

Aflojo con cincuenta vueltas el tornillo

Educación para la Ciudadanía y la objeción

justicia

Ya ha comenzado a abrirse la puerta de la sensatez y la razón porque los tribunales ya están dictaminando que la asignatura de Educación para la Ciudadanía no vulnera la libertad ideológica.

Las objeciones han sido promovidas en distintas partes de España por asociaciones próximas al PP y a los obispos, como son el Foro de la Familia y la Confederación de padres, Concapa.

Los argumentos del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) en los recursos de siete familias, son idénticos.

Afirma dicho Tribunal que el contenido de la asignatura, recogido en la Ley Orgánica de Universidades (LOE), aprobada en 2006, “no puede suscitar duda alguna sobre su constitucionalidad“, así como que “no cabe impugnar” esta asignatura “por considerarla contraria al derecho a la libertad religiosa“.

Se desestima de esa forma la petición de esas familias para que se les reconociera el derecho objetar a esta materia.

Hay que añadir este dato: Sólo en esta comunidad se han presentado 24 recursos y otros tantos en Andalucía, Cataluña o Castilla La-Mancha.

Esos padres alegaban que la materia lesiona su libertad de conciencia y el derecho para formar a sus hijos según sus convicciones morales. Pero las sentencias lo rechazan. Establecen que la asignatura no vulnera derechos fundamentales y explican que “no existe un derecho constitucionalmente protegido a la objeción de conciencia superior a un deber impuesto normativamente“, como ocurre en el caso de Educación para la Ciudadanía, ya que es una materia obligatoria por ley. Y, además, reiteran que de ser así se correría el “riesgo de relativizar los mandatos legales“.

Este tribunal había decidido en diciembre suspender de forma cautelar la obligación de cursar la asignatura para los hijos de las familias que habían recurrido, como ha ocurrido en otras comunidades con casos similares. Dichos alumnos deben ahora volver a la clases.

Hasta aquí la noticia, pero creo que vamos a seguir oyendo la matraca de que esa asignatura es contraria a la libertad religiosa.

No es cierto. Quien dice eso, miente descaradamente y lo hace por el “placer” malsano de perseguir a un Gobierno que no sigue las directrices del Vaticano. Estado que debería comenzar a acostumbrarse a asumir que no está en los siglos en los que un Papa podía estar por encima de las Leyes Civiles de cualquier Estado.

Esa barbaridad ya comenzó su declive con Napoleón y debería haber servido de ejemplo para todos, pero claro… nunca aprenden y quieren seguir detentando, sí, detentando, no ostentando, un poder que no es suyo. El “terrenal” que al fin y al cabo es lo que les importa, más que el espiritual, claro.

De todas formas, muchas personas de buena fe creen que el Estado les ha hurtado su derecho a educar a sus hijos en las creencias religiosas con esta asignatura, simplemente porque así se lo han dicho sus líderes religiosos y sin haber leído una sola línea de esa Ley que, encima, permite que los centros la adapten a sus necesidades.

Es cierto, también, que esa asignatura es mejorable; que debe ser objeto de críticas para que acabe siendo “perfecta” y que no puede gustar a todos, pero de eso a rechazarla absolutamente por unas mentiras dichas por ciertos personajes… pues media un abismo.

Para esas personas que no han leído esa norma, sólo tienen que hacer “clic” en el link de “Educación para la ciudadanía” y así podrán comprobar el engaño sufrido.

Para los que siguen enredando con este tema por ser inicuos,

Aprieto con 50 vueltas el tornillo

Para los Tribunales que están poniendo las cosas en su sitio,

Aflojo con 50 vueltas el tornillo

Realidad económica

divorcioLa realidad es la que es y acostumbra a ser muy tozuda.

Nadie puede negar que si una economía familiar se basa en la entrada de dos sueldos o salarios, cuando esa unión se rompe por distintas circunstancias, entre las que se encuentra el divorcio, la economía se resiente, pero más para uno que para el otro cónyuge.

Aquí no se está hablando quien de los dos tiene la razón sino de la economía familiar en sí misma y eso, es un factor importantísimo. Hasta tal punto de que los “separados” del boom inmobiliario se están quedando en la ruina.

Eso es así, porque si no hay un buen acuerdo y un sueldo digno de un buen ejecutivo, la imposibilidad de encontrar vivienda ha convertido a muchos ciudadanos en los llamados “homeless” (personas sin techo).

No es normal que se destine un porcentaje tan alto de la economía familiar a la adquisición de una vivienda digna.

No es normal que el Estado no controle que la economía de este país se base en un porcentaje tan alto en el “ladrillo”.

No es normal que no se meta entre rejas a los especuladores y se les trate como a héroes.

No es normal que los políticos admitan las “propinas” de los especuladores en forma de financiación a los partidos o personal y sin que ocurra nada de nada.

No es normal… que ocurra lo que ocurra.

Las parejas tiene perfecto derecho a reconstruir sus vidas, faltaría más, pero no deberían encontrarse con este problema añadido que supone el hecho de aniquilar su economía por separarse.

Ya sé que para los católicos, este problema no existe porque su unión es indisoluble, ocurra lo que ocurra, pero para el resto de los mortales -que somos los demás- debería ser un proceso menos traumático, al menos porque la Ley debería preveer estas situaciones. Es decir, que al menos y por una vez, la legislación debería ir un paso por delante de los hechos sociales.

Si se conocieran con exactitud todos los datos estadísticos que he descrito, posiblemente nuestra visión del problema que se está generando sería más objetiva y así, sin pasión, se podría discutir sobre el mismo.

Se sabe, además, que existe un problema de discriminación positiva hacia las mujeres, algo que es normal después de tantos siglos de ostracismo, pero habrá que reconocer que habrá que aquilatar muy bien esa desviación para que no se convierta en la fuente de otro problema social importante como el que he descrito.

Por eso mismo, para los que pudiendo preveer el problema y sus soluciones no lo han hecho,

Aprieto con 10 vueltas el tornillo