Pesimismo

Apocalipsis

Apocalipsis

Esta mañana no es especialmente grata para mi.

He estado echando un vistazo a todas las noticias del mundo –como hago cada día a pesar de los consejos de mis amigos y amigas para que no haga eso- y me he sentido muy mal.

Ahora le toca a Siria y no juzgo ni pretendo juzgar ni justificar las tropelías ni asesinatos de esa pobre gente realizadas por sus pobladores.

La política y los políticos y dirigentes del mundo entero, son una lacra para la humanidad y aunque sé y sabemos que la mayoría somos gente de bien, esos pocos nos están amargando la vida y por eso, no tenemos excusa para seguir impávidos ante sus actos desvergonzados, inmorales y disfrazados siempre con palabras y grandilocuentes y mentiras. Con hechos que disfrazan la realidad para ajustarla a sus espurios intereses.

Si lo hacemos -seguir impávidos- nos merecemos que nos hagan lo que sea y más. No obstante, si damos un repaso a la historia, veremos que esos milenios han estado siempre regidos por los mismos principios que los de ahora. La inmoralidad como base y argumento para todo.

Han cambiado los escenarios; los sistemas pero, básicamente, siempre es lo mismo. Inmoralidad, inmoralidad y más inmoralidad.

Como especie, el homo sapiens ha evolucionado de una forma asombrosa pero ha utilizado una gran parte de su escaso cerebro -aunque algunos digan que tenemos mucho- en hacer daño a sus semejantes y de esa espiral vergonzosa de involución, que no de evolución diría yo, no sabe o no quiere salir.

Por eso, aunque me juzguéis excesivo, manifiesto que como especie, el homo sapiens debe desaparecer de la faz de este planeta que hemos llamado Tierra, porque todo lo que toca lo destruye y encima, a los de su propia especie, también.

Beben y beben y vuelven a beber…

Mariano Rajoyhttp://politica.elpais.com/politica/2013/06/04/actualidad/1370371524_500113.html

La solución ha sido escasa ya que sus señorías no deberían poder tomar alcohol en el Congreso ni en el Senado. Ningún tipo de alcohol.

Al parecer se olvidan de que nadie les ha obligado a ser ni diputados ni senadores y si no les gusta que no puedan beber alcohol (cualquier tipo de alcohol) pues se dimite y a trabajar como cualquier ciudadano.

Prebendas, ninguna porque ya tienen bastantes.

Con tener el inmenso honor que les hemos concedido para que administren bien nuestro dinero, legislen bien, cobren un sueldo acorde con su trabajo -cosa que ahora no ocurre-  además de viajar en clase preferente y demás lindezas, ya tienen más que suficiente.

Si a eso le añadimos que no tienen los redaños o valentía de modificar el reglamento del congreso para que los diputados que tienen vivienda en Madrid no puedan cobrar esos 1.800 €, comprenderán perfectamente esa desafección y desprecio que sentimos por ellos la mayoría de los españoles que estamos aguantando recortes, descuentos y atropellos de todo tipo, por mor de tener una patria limpia de deudas; deudas que crearon los dirigentes y otra fauna pero que la estamos pagando los curritos.

Nadie va a la cárcel; nadie devuelve lo robado; se siguen pagando indemnizaciones millonarias a convictos y a banqueros imputados y en este país llamado España -muy pronto, Españistán-; siguen campando con todo el morro, los indeseables y sin que el pueblo llano e inocente de todas esas tropelías, se alce contra ellos.

Más pronto o más tarde llegará ese momento. No sé si lo veré, lo digo por la edad, pero se lo merecen.

Eso lo lo aseguro con absoluta convicción y con todo el desprecio que me merecen.

Addenda: Para que nadie se cree una imagen distorsionada de mi, de ser un santurrón, he de decir que me gusta beber cerveza, buen vino y buenos licores. Por eso mismo, si en los lugares públicos no se puede fumar, en el Congreso de los Diputados y en el Senado tampoco se debería poder consumir ningún tipo de alcohol.

Extraño País

MarianoNo sé, pero a la vista de lo que ha pasado, está pasando y pasará con toda seguridad, me da la impresión que este hermoso país está corrompido y podrido hasta la médula.

No hay vergüenza porque hay mucho sinvergüenza en todas las escalas sociales pero más, en donde hay cuota de poder y si ellos son los espejos en donde nos hemos de mirar y el ejemplo para la sociedad, estamos perdidos definitivamente.

Por estadística pura y simple, no me quedan muchos años de vida pero a los jóvenes se les está privando de una vida digna y honorable y eso, no tiene ningún tipo de perdón ni excusa.

Se diga lo que se diga, en España no existe la auténtica separación de poderes ya que de una forma u otra, están interconectados entre sí y de ahí que la sociedad esté harta de esa ilusión óptica que solo conduce al descrédito de nuestra democracia, por llamarla de alguna manera.

Con un cinismo que raya en el esperpento, los políticos que gobiernan tiene los cojones (perdón quería decir la cara dura) de decir que están contentos con lo que están haciendo y sus resultados. (Más de seis millones de parados y empresas y particulares que no reciben la ayuda bancaria que precisan para despegar y hacer crecer la economía)

Soy tonto, porque repito lo que ya se ha dicho en muchas ocasiones, pero es que me sale así, de pronto y sin pensarlo.

Se dan jubilaciones millonarias a delincuentes amnistiados, se pintan de blanco esas sepulturas llenas de podredumbre y se constata que es un país de ladrones; un país inmoral gracias a las buenas artes de los estamentos que deberían dar ejemplo de todo lo contrario a lo que están haciendo.

Los políticos todavía no se han enterado de que están a nuestro servicio y no al revés como ellos creen. Pero claro, llegará el día del “llanto y crujir de dientes” y entonces no habrá remedio para ellos ni para quienes participaron en ese festín inmoral y repugnante.

Honor… palabra que ahora está vacía de contenido y que ya casi nadie sabe qué significa.

Se acaba el año

Se acaba el año y a pesar de todo lo que está ocurriendo, creo que la esperanza y la buena voluntad debe imponerse por encima de todo.
Por eso os envio esta pequeña felicitación que en estos días tan especiales quiero que os acompañe. Con afecto,  “Jomer”

Algo distinto

Os voy a confesar que estoy harto de los políticos que estamos sufriendo y que me están intentando amargar la vida. No lo conseguirán. Paso de ellos y que les den, entre otras razones porque no puedo ni quiero estar cabreándome todos los días por lo mismo ni exteriorizar ese cabreo soterrado que al final acabará conmigo porque si no, no sé como acabaría este asunto.

Por eso pongo algo distinto aunque suene a cachondeo pero es lo que me sale del alma y en esas estamos. ¿De acuerdo? Al menos, una sonrisa.

Ahí va: